La Fiscalía General de Venezuela dijo hoy que investiga la muerte de un joven en una protesta cerca de Caracas, durante las manifestaciones que sacudieron el país y que además dejaron 18 heridos y unos 30 detenidos.

 

 

 

El estudiante Jairo Ortiz Bustamante, de 19 años, murió de un balazo en el pecho la noche del jueves en la localidad de Carrizal, en la región vecina de Miranda, cuando soldados de la Guardia Nacional (policía militarizada) acudieron a sofocar la manfiestación.

 

 

 

Esta fue parte de las protesta contra el presunto golpe de Estado dado por magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra el Asamblea Nacional (Congreso), mediante una polémica sentencia que se intentó corregir posteriormente.

 

 

 

La Fiscalía designó a dos funcionarios para investigar la muerte de Ortiz y coordinarán las actuaciones de los agentes de la Policía Judicial que emprendieron las pesquisas.

 

 

 

"Durante la situación, Ortiz Bustamante recibió un disparo que le ocasionó la muerte", señaló.

 

 

 

El gobernador de Miranda y líder opositor, Henrique Capriles, acusó al ministro del Interior, Néstor Reverol, de haber ordenado a la fuerza pública reprimir sin respeto a la vida.

 

 

"(Ocurrió) por órdenes del ministro Reverol que obliga a comandantes de la Guardia Nacional a reprimir sin importar vidas. Atención fiscal general, Luisa Ortega", escribió en su cuenta de Twitter.

 

 

 

El defensor del pueblo, Tarek William Saab, condenó el suceso y aseguró que conversó con el ministro de Interior a fin de investigar el hecho y sancionar a los responsables.

 

 

 

Esta es la primera víctima fatal de las protestas que se escenificaron esta semana en el país, en rechazo a la decisión del TSJ de despojar de sus funciones a la cámara de diputados.

 

 

 

La protesta en Carrizal siguió a las que estallaron en Caracas todo el jueves, con una masiva concentración opositora en apoyo a la Asamblea Nacional.

 

 

 

La manifestación intentó llegar a la Defensoría del Pueblo para exigir de su titular una declaración sobre lo que los diputados llaman golpe de Estado del TSJ, pero fue reprimida por la Policía con gases y disparos de perdigones.

 

 

 

Según informes oficiales, las protestas dejaron al menos 18 heridos y 30 detenidos.

 

 

 

Saab declaró estar en desacuerdo con la fiscal general, quie calificó las sentencias del TSJ como una ruptura del orden constitucional.

 

 

 

La Asamblea advirtió que continuará las protestas hasta que se restablezca el orden constitucional y sean removidos los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ.

LICONSA PIEDEPAGINA 7e3cc

0
Shares

¿Te Gusta?

Close

Mantente informado con Meganoticias