Varios manifestantes resultaron heridos hoy cuando la policía desalojó a decenas de personas que buscaban impedir los trabajos para la realización de un gasoducto en la localidad de Melendugno, en el sur de Italia.

 

 

“Fuimos golpeados”, denunció a los medios el alcalde de Melendugno, Marco Poti.

 

 

 

Dijo que los manifestantes querían impedir el paso del personal de una empresa que trasplantó 200 árboles de olivo para permitir el inicio de las obras para el ducto que transportará gas a Italia desde Azerbaiyán.

 

 

 

Según Poti, durante las protestas uno de los manifestantes, Ippazio Luceri, quien llevaba cuatro días en huelga de hambre, sufrió un desmayo y debió ser socorrido por una ambulancia.

 

 

 

Para poder acceder a la zona, la policía forzó el plantón de unas 300 personas, que desde esta madrugada se habían dado cita en el lugar para bloquear la construcción del gasoducto.

 

 

 

Las obras fueron autorizadas por el Ministerio italiano del Medio Ambiente, luego de una suspensión temporal ordenada por la jefatura de la policía local en espera de recibir la aprobación oficial.

 

 

 

Contra la construcción del gasoducto habían presentado recurso tanto la región de Puglia, como la alcaldía de Melendugno.

 

 

 

Pero el Ministerio del Medio Ambiente determinó que era legal el permiso para trasplantar los árboles y comenzar los trabajos, a cargo de la empresa Tap.

0
Shares

¿Te Gusta?

Close

Mantente informado con Meganoticias