Destacado de esta Nota

Con información de El País Internacional

Las políticas de vestimenta de la aerolínea United Airlines generaron controversia en las redes sociales.



Esto, tras negar el abordaje en Estados Unidos a dos adolescentes que llevaban leggings y obligar a una tercera pasajera, de 10 años, a ponerse un vestido por encima.



La compañía, que intentó ayer contentar a clientes enfadados y se enfrascó en debates hasta con celebridades como la actriz Patricia Arquette, alega que las dos pasajeras que no subieron eran pass riders, nombre con el que se denomina a quienes viajan gratis o con tarifas muy reducidas porque son amigos o familiares de empleados de la compañía.



Según la aerolínea, este tipo de viajeros están obligados a seguir un determinado código de vestimenta porque representan a United Airlines.

"Para nuestros clientes habituales, los leggings son bienvenidos", matizó la aerolínea en un comunicado.



La activista estadounidense Shannon Watts alertó de lo que estaba ocurriendo a través de Twitter porque fue testigo mientras esperaba un embarque para un vuelo a México.

"Las está forzando a cambiarse o a ponerse un vestido sobre los leggings porque si no no pueden subir a bordo", tuiteó ayer, a lo que siguió una batería de mensajes en los que criticó la decisión de la azafata de puerta por sexista.



En sus mensajes, y entrevistas posteriores, también relató que una tercera niña voló finalmente del aeropuerto internacional de Denver a Minneapolis porque se puso un vestido encima, mientra que su padre, que llevaba pantalones cortos, no tuvo ningún problema en subir al avión.



Jonathan Guerin, portavoz de United Airlines, declaró al Washington Post que las chicas no cumplían con su política de código de vestimenta para los viajes de beneficio de la compañía.



En otras declaraciones a The New York Times, Guerin precisó que este tipo de viajeros no pueden vestir lycra, leggings de spandex, pantalones vaqueros rasgados, chanclas o cualquier prenda que muestre su ropa interior.



A pesar de las explicaciones, algunos famosos criticaron las decisiones de la aerolínea y han amenazado con dejar de volar con ellos.



A Patricia Arquette, actriz ganadora de un Óscar, no le convencieron.

"Los leggings son los trajes de negocios de los niños de 10 años", escribió Arquette en referencia a la explicación sobre el atuendo casual que no pueden llevar quienes disfruten de estos vuelos con descuento.



Un poco más comprensiva, la cómica Sarah Silverman, sugirió a la compañía que actualice su código de vestimenta para las plazas para familias y amigos de la empresa, ya que parece que sólo se aplican a las mujeres y además están anticuadas.

Con información de El País Internacional

0
Shares

¿Te Gusta?

Close

Mantente informado con Meganoticias