Miércoles, 21 Diciembre 2016 18:30

Emiten recomendaciones para el uso adecuado de pólvora

Escrito por karina Y Solano

Medios

 


Llegan las fiestas decembrinas y como cada año aparecen los fuegos artificiales y con ellos los accidentes.

De acuerdo con Carlos Morales, encargado del área de prevención de Cruz Roja Mexicana, el número de incidentes por quemaduras aumentan en un cinco por ciento por el uso indebido de la pólvora.

“Se pudiera aumentar más que nada porque ya viene el día festivo, lo que es navidad y año nuevo y se cree que pueda solicitarse algún llamado de algún paciente quemado”.

Las lesiones frecuentemente ocurren en: manos, dedos, ojos, cabeza y cara, y más de la mitad de las lesiones son quemaduras.

Morales, señaló que la mayoría de las personas afectadas son niños y niñas, quienes no tienen la coordinación requerida para usar este tipo de productos de forma segura, por ello, emitió una serie de recomendaciones para el uso adecuado de pólvora.

“Recomendamos no comprarla porque es de alto riesgo, contiene pólvora y si la van a comprar que sean en lugares autorizados por la Sedena o Protección Civil y de preferencia que los niños no os compren y que sean vigilados por un adulto”.

Asimismo, dijo que: la venta de artículos pirotécnicos de alto poder a menores está prohibida.

La pirotecnia autorizada debe tener la leyenda “autorizado por Renar” o por “DGFM, Dirección General de Fabricantes Militares”.

Debe manejarse en lugares abiertos, lejos de edificios.

No guardarla en los bolsillos.

No arrojarla contra muros, cajas de luz o gas.

Debe mantenerse en el piso; nunca en las manos ni dentro de botellas o latas.

Cuando un producto no explota, no debe tocarse aunque la mecha parezca apagada.

Proteja los oídos de los niños colocándole tapones.

No dejar los artículos al sol o próximos a fuentes de calor.

Recordar que los artefactos de pirotecnia pueden causar incendios, ya fuese en el lugar o a distancia.

Carlos Morales, señaló que en caso de algún accidente:

Si toma fuego la ropa se lo debe sofocar envolviendo al accidentado con una manta o haciéndolo rodar por el suelo, nunca debe caminar o correr.

Lavar la zona lesionada con agua fría o helada, eso disminuye el edema y calma el dolor.

Nunca colocar cremas, pomadas, remedios caseros o medicamentos.

Cubrir la zona afectada con paños limpios, toallas o sábanas.

Acudir al centro médico más cercano.


--
Karina Solano

Leído 83 Veces
0
Compartido