Viernes, 30 Diciembre 2016 09:04

Denuncian 259 muertos por violencia policial durante el gobierno de Macri

Escrito por

También se incluyen: desaparición forzada, torturas y asesinatos en cárceles y comisarías o manipulación de pruebas para hacer creer que hubo un enfrentamiento cuando en realidad se llevaron a cabo ejecuciones de jóvenes generalmente desarmados.

 

Ante esto, la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) aseveró que en el primer año de gobierno en Argentina de Mauricio Macri 259 personas murieron por la violencia de las fuerzas de seguridad.

 

Advirtió, también, que la tendencia va a la alza, ya que de 1983 a 2003 había un muerto cada 30 horas, lo que implica que cada vez pasa menos tiempo para que se registren episodios de violencia institucional.

 

En su informe anual alertó que hasta el año pasado había una víctima de las fuerzas de seguridad argentinas cada 28 horas, pero ahora ocurren cada 25 horas.

 

Correpi es una respetada organización de derechos humanos que recopila los casos en que alguna fuerza de seguridad abusa de su posición para violentar los derechos de los ciudadanos.

 

De acuerdo con Correpi, desde 1983 hasta 2016 hubo cuatro mil 960 víctimas fatales de violencia institucional, pero los 259 casos de este primer año de gobierno de Macri pueden aumentar porque muchas veces se tardan en recopilar los datos.

 

El Informe de la Situación Represiva Nacional reveló que Buenos Aires es la ciudad argentina con mayor presencia policial en las calles, ya que hay 860 efectivos cada 100 mil habitantes, pero ello no reditúa en una mayor seguridad.

 

María del Carmen Verdú, integrante de esta organización, explicó que durante este año en particular se incrementaron los casos de hostigamiento a jóvenes por ser considerados “sospechosos” únicamente por su aspecto.

 

También comentó las dificultades que enfrentan para documentar todos los casos, ya que muchos ni siquiera se reportan en la prensa porque hay una marcada indiferencia social y mediática.

 

Hace dos semanas, por ejemplo, un hombre de 36 años fue fusilado a plena luz del día en un popular barrio de Buenos Aires, ya que un policía le disparó directamente a la cabeza pese a que la víctima estaba sin armas y con las manos levantadas, pero no fue informado por la mayoría de los medios.

 

El informe explicó que “las campañas de ‘ley y orden', al amparo del discurso oficial de la ‘inseguridad, cubren los homicidios de gatillo fácil contra jóvenes y pobres, que sólo trascienden en circunstancias muy particulares, o cuando son seguidos de una fuerte reacción popular”.

 

 

Uno de los datos más llamativos es que la edad promedio del 51 por ciento de las víctimas corresponde a personas de 25 años o menos, lo que demuestra una persecución a una franja específica de la población.

 

 

Leído 101 Veces
0
Compartido