Viernes, 18 Noviembre 2016 08:55

La gente condena a curas apegados al dinero y maltratadores: Papa Francisco

Valore este artículo
(0 Votos)

 El Papa Francisco advirtió hoy que la gente puede perdonar muchas cosas a los sacerdotes, pero no deja pasar dos debilidades en ellos: que sean apegados al dinero y que maltraten a los feligreses.

En el sermón de su misa matutina, que celebró en la capilla de su residencia la Casa Santa Marta, Francisco advirtió que “el pueblo de Dios tiene una gran intuición” tanto para aceptar como para condenar.

“Perdona tantos pecados a los sacerdotes; pero hay dos que no puede perdonar: el apego al dinero, cuando ve al sacerdote apegado al dinero, no perdona eso, o el maltrato a la gente, cuando el sacerdote maltrata a los fieles: esto el pueblo de Dios no puede digerirlo”, dijo.

“Las otras cosas, los otros pecados (...) sí, no están bien, pero pobre hombre, está solo, es esto (...) y trata de justificar. Pero la condena no es tan fuerte y definitiva: (Pero no comprende) el estado de señor que tiene el dinero y lleva a un sacerdote a ser patrón de una empresa o príncipe”, apuntó.

Bergoglio hizo estas consideraciones ante varios secretarios de las nunciaturas apostólicas, las embajadas papales en el mundo, que se encuentran en el Vaticano para el Jubileo de los colaboradores y representaciones pontificias.

Comentando el pasaje bíblico en el cual Jesús echa a los mercaderes del templo, sostuvo que esa actitud muestra dónde está “la semilla del anticristo”, la “semilla del enemigo”: en el apego al dinero, que provoca en quien lo padece “un corazón idólatra”.

Recordó que aquellos mercaderes alquilaban los espacios que ocupaban en el templo porque se los permitían los sacerdotes, quienes después recibían dinero.

“El dinero, éste es ‘el señor' que puede arruinar nuestra vida y nos puede conducir a que terminemos mal, incluso sin felicidad, sin la alegría de servir al verdadero señor, que es el único capaz de darnos la alegría”, señaló.

“Sean valientes. Hagan elecciones. Dinero suficiente, lo que tiene un trabajador honrado, el ahorro suficiente, lo que tienen un trabajador honrado. Pero el interés no es lícito, esto es una idolatría. Que el Señor nos dé hoy a todos nosotros la gracia de la pobreza cristiana”, ponderó.

 

 

Leído 42 Veces