Viernes, 13 Enero 2017 10:54

Protección Civil exhorta a la población a evitar incendios forestales

Valore este artículo
(0 Votos)

“La temporada de #IncendiosForestales en el centro, norte, noreste, sur y sureste de #México ya comenzó. Si ves un incendio: ¡Repórtalo!”, escribió el coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente Espinosa, en su cuenta de Twitter @LUISFELIPE_P.

Protección Civil exhortó a la población a evitar acciones que generen incendios forestales, debido a la vulnerabilidad que existe durante esta temporada para que se el fuego se propague con facilidad.

A través de una infografía explicó que un incendio forestal es la propagación libre y no programada del fuego sobre la vegetación en bosques, selvas, así como zonas áridas y semiáridas y su magnitud se determina por la cantidad de combustible como pasto, ramas, árboles, entre otros.

En México hay dos temporadas de incendios forestales: en las regiones centro, norte, noreste, sur y sureste del país inicia en enero y concluye en junio; mientras que la segunda se registra en el noroeste del país, comienza en mayo y termina en septiembre.

Aunque desastres de este tipo pueden ocurrir en cualquier momento, nueve de cada 10 siniestros de ese tipo en el país son causados por humanos y solo uno por ciento corresponden a fenómenos naturales derivados de eventos meteorológicos, como descargas eléctricas o erupciones volcánicas.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) señaló que hay tres tipos de incendios determinados por la naturaleza de los combustibles presentes en la zona; los más comunes en el país son los superficiales, donde el fuego se propaga de forma horizontal sobre la superficie del terreno.

Afecta combustibles vivos y muertos; como pastizales, ramas, arbustos o pequeños árboles, troncos, humus, entre otros que se encuentran desde la superficie del suelo y hasta 1.5 metros de altura.

Los incendios de copa o aéreos consumen la totalidad de la vegetación, son peligrosos y muy difíciles de controlar, mientras que los subterráneos, inician de forma superficial bajo el suelo mineral debido a la acumulación y compactación de los combustibles.

Por lo general, no producen llama y emiten poco humo y aunque no son muy comunes, cuando se presentan son peligrosos y difíciles de apagar.

Como consecuencias de la devastación que producen destacan la pérdida de suelo, la cobertura vegetal queda expuesta a la erosión venerada por viento y lluvia, la destrucción del hábitat de la fauna silvestre.

Así como la eliminación de las plantas que generan oxígeno, con lo que afecta el clima del lugar, incrementa el efecto invernadero en la atmósfera terrestre por la emisión de carbono y otros elementos nocivos al ambiente y la destrucción de grandes volúmenes de madera que también impacta en la economía de los propietarios.

 

Leído 122 Veces
0
Compartido